Roles de Género Femeninos en Grey’s Anatomy

14333000_10154591349401907_8348667619848014818_n

Para los que como yo, han sido fans de Grey’s Anatomy, conocen al personaje de Cristina Yang como uno de los pocos que durante 9 años, rompió con estereotipos y desafió comportamientos heteronormativos. Desde el inicio de la serie, esta mujer solo quería una cosa: ser la mejor cirujana cardiovascular, un objetivo que no permitió que le fuera arrebatado por nada ni nadie. Shonda Rhimes, la creadora de la serie, hizo que este personaje se enamorara, se casara y hasta quedara en embarazada, pero nada de esto se interpuso en su camino: ni los hombres que amó ni el bebe que decidió abortar. Ella tomó la decisión de dedicarle su vida a su carrera, una opción de vida que generalmente se le atribuye a los hombres, pues las mujeres que la escogen, usualmente se ven señaladas por el hecho de no representar figuras maternas.

Meredith  Grey por otro lado, intenta tenerlo todo, ser madre y  ser la mejor cirujana general. Sin embargo, en la vida de este personaje vemos el desequilibrio, la injusticia y los sacrificios que debe hacer para poder mantener a sus hijos y a su carrera. Aunque Meredith forja un plan con su marido, quien promete dar un paso atrás como cirujano y ayudar con los niños mientras ella persigue su carrera, este olvida estos acuerdos en el momento en que  se le presenta una mejor oportunidad de trabajo. Es en este momento donde vemos el debate que enfrenta la pareja: que carrera tiene más prioridad? Alguien tenía que ceder, y es Meredith quien por ser mujer, considera perseguir a su esposo a Washington y encontrar trabajo en otro hospital.

Es entonces donde Cristina le dice a Meredith:

“Eres una cirujana dotada, con una mente extraordinaria.

No permitas que lo que él quiere eclipse lo que necesitas;

Él es muy encantador, pero no es el sol.

Tu eres el sol.”

Estas líneas definen perfectamente los papeles secundarios que adoptamos las mujeres porque hemos sido condicionados a pensar que es normal y natural hacer sacrificios por las necesidades de los demás y por el bien de la familia.

Gracias a estas palabras, Meredith se niega a irse de Seattle y abandonar su casa y trabajo porque su marido ha recibido su trabajo ideal. Ella decide continuar con su carrera, su investigación y luchar por sus sueños, en lugar de sucumbir a los sueños de otro, los cuales seguramente no la habrían hecho feliz.

Cristina Yang nos enseña a todas las mujeres a no dejarnos eclipsar por las necesidades y deseos de los demás, sin importar cuánto los amemos, porque la persona a quién más debemos amar, siempre será a nosotras mismas.

Daniela Rojas Echeverry – 201425227

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s