Umoja: un pueblo sin hombres

Esta comunidad surgió, en 1990, como un refugio, para un grupo de 15 mujeres sobrevivientes a las violaciones continuas de solados británicos; desde ese entonces, el número de habitantes ha ido aumentando y actualmente acoge a 47 mujeres que han escapado de violencia doméstica, mutilación genital o abuso sexual.

Rebecca Lolosoli es la fundadora de Umoja, se le ocurrió esta idea luego de ser terriblemente golpeada por unos hombres quienes decidieron darle una “lección” por atreverse a hablar sobre los derechos de las mujeres en su pueblo; hasta hoy, y debido a esta “rebeldía”, Rebecca recibe amenazas diarias.

Umoja mujeres

En Samburu, la región donde se encuentra Umoja, como en muchas otras zonas alrededor del mundo, la cultura es profundamente patriarcal; los hombres toman las decisiones y las mujeres no son tomadas en cuenta en ningún aspecto.

En Umoja existen mujeres que han huido de matrimonios forzados, en los que el padre de la novia recibe una vaca a cambio de que su hija, que no rebasa los 15 años, se casa con un hombre que le quintuplica la edad.

umoja pueblo sin hombres

Estas mujeres no viven con grandes comodidades, pero no les falta comida, techo, ni ropa y han podido salir adelante gracias a que su aldea se ha dado a conocer y muchos turistas paran ahí para visitarlas, ellas cobran una entrada y venden joyería, vestidos y adornos hechos con sus propias manos, todo esto les deja lo suficiente para vivir.

En las cercanías de esta aldea vive Samuel, el hombre más anciano de esa zona, quien dice que existe cierta incredulidad hacia esta comunidad, pues apunta que “ellas piensan que viven sin hombres, pero eso no es posible. Muchas de ellas acaban con hijos porque van a los pueblos cercanos y son seducidas por estos”.

umoja mujeres pueblo

Pese a lo que dice Samuel, las mujeres de este pueblo han confesado que así son felices y que no pueden imaginar volver a vivir con un hombre. Mary, una de sus habitantes que fue vendida a un hombre de 80 años cuando ella tenía 16 a cambio de un rebaño de vacas, confiesa que “no dejaría esta comunidad, no tenemos mucho, pero tenemos todo lo que necesitamos”.

En estos poblados, para las mujeres sería imposible ganarse la vida con una actividad no relacionada con el cuidado de niños o animales, y muchos menos  tomar decisiones sobre la comunidad, pero en Umoja esto es posible y todas se reúnen bajo un gran árbol para debatir.

pueblo donde los hombres no son bienvenidos

En Umoja también hay niños pequeños, unos 200 en total. Las mujeres del pueblo siguen sintiéndose atraídas sexualmente por hombres y en ocasiones se producen embarazos, pero esos niños quedan dentro de Umoja y son criados por ellas; las propias mujeres de Umoja cuentan que tienen hasta cinco hijos de cinco padres diferentes, lo que evidencia una idea del cambio radical que ha dado su vida sexual y emocional.

Las mujeres de Umoja buscan expandir el cambio,  ya que las residentes con mayor experiencia de la aldea, brindan información a mujeres y niñas de las comunidades aledañas a Samburu, para que se opongan a los matrimonios a temprana edad y a la mutilación genital femenina.

Tomado de: http://culturacolectiva.com/umoja-un-pueblo-sin-hombres/#sthash.SmunMzCt.dpuf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s